domingo, 13 de agosto de 2017

Chusovitina al habla



Os traigo una entrevista a Oksana Chusovitina que dio a Championat y que Gymnovosti tradujo del ruso.
Esta principalmente centrado en los Juegos de Barcelona, pero también nos da la oportunidad de conocerla algo mejor durante aquella época y también durante sus años en Alemania y sus retos para el futuro.



¿Por qué no te querían llevar a los Juegos? Tu entrenadora, Svetlana Kuznetsova, tuvo que pelear por ti en las reuniones de entrenadores.
¿Sinceramente? No sé mucho sobre eso ahora ni lo lo supe en su momento. Eramos simplemente niñas. Nuestra labor era entrenar, lo demás lo decidían los entrenadores. Pero, supongo, que habría muchas peleas entre bastidores. Todo el mundo se daba cuenta que cualquier persona que estuviese en el equipo se convertiría en campeona olímpica. Así de alto era el nivel de ese equipo. Pero nunca hubo ninguna pelea o malas caras entres las chicas. Todavía somos amigas, nos escribimos, llamamos y visitamos unas a otras.

Entonces ¿no estabas en absoluto nerviosa por entrar en el equipo de Barcelona?
No, si lo puedes creer. Nunca soñé en ser campeona olímpica hasta los 14 o 15 años. Estaba entrenando peor no tenía grandes planes, tan sólo me gustaba mucho entrenar. Sólo te enteras de la importancia de unos Juegos una vez han pasado. Por aquel entonces, era una niña y no pensaba para nada en cosas importantes.

¿Fue la preparación de los Juegos distinta a como había sido antes?
No nos sentimos diferentes. Vivíamos en Round Lake. Entrenábamos, estudiábamos, había una escuela, allí. Básicamente vivíamos en un área restringida. Sólo se nos permitía ir a la ciudad los domingos pero ninguna iba. El desplazamiento en transporte público era demasiado largo y las gimnastas no teníamos coche entonces como lo tienen ahora. Así que nos entreteníamos como podíamos: íbamos a la piscina y esquiábamos en invierno. El equipo estaba muy unido y se mantenía así, todas nos apoyábamos las unas a la otras.

¿De verdad no tuviste ningún sentimiento especial cuando el equipo final fue anunciado?
No. Lo anunciaron y bien. Nos llevaron a Barcelona. Y continuamos haciendo las cosas que hacíamos en Round Lake. En modo trabajo.

¿Y qué hay del espíritu olímpico? ¿Lo sentiste en tus primero Juegos?
¿Espíritu? Tanya Gutsu y yo eramos íntimas por aquel entonces y estábamos muy contentas de que nos permitieran ir a la sala de juegos. Había  máquinas recreativas, videojuegos... pasábamos nuestro tiempo libre allí. Era muy emocionante, uno de los momentos más memorables de los Juegos. Mario, carreras... ¿Qué pretendes de chicas de dieciséis años que nunca habían visto eso antes? Mi madre es cocinera y mi padre trabajaba en la construcción, nunca fuimos adinerados. No había manera de poder permitirse un ordenador entonces.

Sólo en términos deportivos. ¿Cuáles son tus recuerdos de Barcelona?
Han pasado muchos años. Es difícil mencionar sólo una cosa. Pero recuerdo como me caí de las asimétricas y estaba muy asustada de fallarle al equipo. Eso fue memorable, sí. Otra fue el cómo lloré después de la final por equipos.

¿Porque ganasteis?
No. Lloré porque me di cuenta de que era la última vez que íbamos a competir juntas. Cuando subimos al podium sonó una música rara y alzaron una bandera rara. De alguna manera y de repente sentí ese dolor.

Las finales individuales estaban por delante. ¿Pensabas antes de los Juegos luchar por una medalla individual en alguna final?
Sí, nos estábamos preparando en cada aparato, así que si alguien tenía un mal día, otra podría sustituirla. Eso es lo que pasó.

Tu amiga, Tatiana Gutsu, ganó el oro individual aunque no se clasificó para la final. En el último momento sustituyó a Roza Galieva, quien, de acuerdo a las fuentes oficiales, se puso enferma.
Puede que Roza se sintiese mal entonces. Habría sido una sorpresa si Galieva hubiese competido en la final individual. Entonces, el coordinador del equipo tomaba todas las decisiones. A quien le decían que compitiese, competía. Y, como he dicho antes, el equipo estaba muy unido, quienes no se clasificaban para la final individual iban a animar a quienes competían. Estábamos contentas por nuestras amigas, pero no era nada parecido a "¡wow!"

Entonces, ¿los Juegos de Barcelona no destacan en tus recuerdos?
Eso es absolutamente cierto, aunque esa medalla de oro es todavía la única medalla de oro de mi colección olímpica. Pero está bien, aún hay tiempo. Ni me acuerdo cuanto dinero gané como premio ni en qué me lo gasté. El dinero no era mi prioridad en aquellos tiempos.

Después de Barcelona ¿pudiste escoger por qué país competir?
Realmente no pensaba en ello, porque  volví a casa, a Tashkent, a mi gimnasio de origen, a mis amigos. Incluso si me hubiesen ofrecido competir por Rusia, habría declinado. Siempre quise competir por Uzbequistán. En mi tierra, me protegieron de los problemas de ese periodo tan difícil. Tenía un único propósito, competir.

¿Has pensado alguna vez en retirarte? Por ejemplo, después de Atlanta que no fueron muy exitosas para ti.
Voy a confesar, en 1998 pensé que iba a retirarme. Me rompí el tendón de Aquiles y tuve a mi hijo. Paré durante dos años. Ni siquiera pensaba en la gimnasia. Pero después del nacimiento de Alisher volví al gimnasio para trabajar un poco, ponerme en forma, porque una semana después del parto mi peso era un kilo inferior al de mi carrera competitiva. En ese tiempo compraron equipamiento nuevo para el gimnasio de Tashkent. Juro que sólo quería colgarme de las asimétricas, estirar un poco y nada más. Pero cuando me puse a probar y pude hacer algunos elementos me di cuenta de que aún podía hacer muchas cosas.

Eso fue antes de los Juegos de Sydney. ¿Les dijiste a los entrenadores que ibas a volver?
Sí. Y me ofrecieron competir en el campeonato nacional para poder clasificarme. No puedo decir que fuese una formalidad porque por aquel entonces teníamos un equipo muy decente, mejor que la media. Por la competición me puse en forma muy rápido y conseguí plaza olímpica. No fui capaz de conseguir medalla, pero ese fue el momento en el que comprendí lo que era la gimnasia, lo que hacía en la gimnasia y porqué.

Entonces no te mantuviste en la gimnasia sólo para ganar dinero y pagar los gastos médicos de tu hijo después de que le diagnosticaran leucemia en 2002.
Por supuesto que no. Simplemente todo ocurrió de vez. Lo mejor fue que estar en el gimnasio me ayudada a evitar malos pensamientos. Iba a entrenar y me distraía del horrible diagnóstico de Alisher. Durante un año, lo pagamos todo nosotros, tomando dinero prestado de amigos y conocidos.

¿Entonces los alemanes se pusieron en contacto contigo?
Sí. Me ofrecieron firmar un contrato en el que prometía competir por Alemania y ellos pagarían los gastos médicos de mi hijo. Los premios económicos de gimnasia no eran suficientes para ganar los 120000 dólares que necesitábamos para el tratamiento. Si no hubiese sido por la enfermedad de Alisher, no habría cambiado de país.

¿Cómo te trataron en Alemania? ¿Estuvieron contentos con tus resultados o esperaban más que la plata olímpica de Pekín y las medallas mundiales y europeas?
Me trataron muy bien, pero nunca sentí que perteneciese a ese equipo ni Alemania llegó a ser mi segunda casa. Les estoy muy agradecida como madre por hacer lo que nadie más hizo. Salvaron a mi hijo. Por supuesto, podría haberme quedado en Uzbequistán, pero no había garantías de que Alisher hubiese sido sometido al mismo tratamiento. Como atleta, tuve que probar en cada competición que era mejor que las gimnastas alemanas. Me sentía una extranjera en el equipo. Pero al mismo tiempo nadie me obligaba a ganar medallas. Antes de firmar el contrato les pregunté "¿Qué pasa si no puedo ganar medallas, si no consigo buenos resultados o si no puedo competir por la enfermedad de mi hijo?" Dijeron que no importaba. Al final, di todo lo que pude por Alemania. Nunca tuvieron una queja, estaban muy contentos con mis resultados. Gracias a dios Alisher está bien ahora. Pronto cumplirá dieciocho y juega al baloncesto.

Cuando volviste a casa trabajaste como entrenadora ¿cierto?  ¿No pensabas en retirarte aún?
Sí, trabajé como seleccionadora del equipo nacional de Uzbequistán durante cuatro años y compitiendo al mismo tiempo. Aunque tuve un parón de dos años por lesiones y cirugías. Fue cuando me di cuenta de lo difícil que es entrenar. Me inclino ante todos los entrenadores por su paciencia y aguante. Pero también fue cuando me dije que prefería competir mientras pudiese y disfrutarlo.


¿Tu única motivación para seguir es tu amor por la gimnasia?
No, no sólo es por amor. Tengo un sueño, ganar una medalla olímpica por Uzbequistán. Voy hacia ese objetivo paso a paso.

Entonces, es seguro que competirás en Tokyo. ¿Qué pasaría ni no pueden cumplir tu sueño allí?
Ya veremos. Estoy muy contenta ahora, estoy disfrutando de lo que hago. Estoy segura de que todo llegará. me estoy convirtiendo en una deportista más fuerte. Si me comparas ahora con como era en Barcelona, somos completamente distintas. Estoy constantemente  añadiendo dificultad en salto y cambiando mi sistema de entrenamiento para adaptarlo a mi cuerpo. Todavía no es tiempo de competir esos saltos, pero estoy trabajándolos en los entrenamientos. No me siento mayor en absoluto.

Deberían darte una medalla olímpica por todos tus logros.

No estaría de acuerdo. Quiero ganar mi medalla y demostrar que no he estado tanto tiempo en este deporte para nada. Ya sabes, quiero ganar una medalla olímpica pero no lo quiero hacer el motivo de mi retirada. Puede que con 45 aún siga queriendo continuar. Cuando me sienta cansada de la gimnasia y no quiera seguir, cerraré esa puerta y me iré.

Campeonato Panamericano por aparatos



Durante los cuatro últimos días ha tenido lugar el Campeonato Panamericano por aparatos en Lima (PER)
Como el nombre indica la comeptición sólo contó con clasificación y finales por aparatos.

Salto:
1-Ahtziri Sandoval MEX - 13.517
2-Brooklyn Moors CAN - 13.250
3-Dayana Ardila COL - 13.183
4-Mayra Vaquie ARG - 13.083
5-Laurie Denommee CAN - 13.050
6-Maria Maldonado MEX - 12.934
7-Francesca Santi CHI - 12.650
8-Camila Vilches CHI - 12.450

Asimétricas:
1-Jade Chrobok CAN - 13.000
2-Ahtziri Sandoval MEX - 12.933
3-Brooklyn Moors CAN - 12.700
4-Ginna Escobar COL - 12.100
5-Valentina Pardo COL - 11.800
6-Agustina Pisos ARG - 11.300
7-Maria Maldonado MEX - 11.267

Barra:
1-Sophie Marois CAN - 13.167
2-Agustina Pisos ARG - 12.700
3-Carolyne Pedro BRA - 12.633
4-Karla Vielma MEX - 12.100
5-Ana Palacios GUA - 11.900
6-Valentina Pardo COL - 11.800
7-Brooklyn Moors CAN - 11.300
8-Mayea Vaquie ARG - 11.033

Suelo:
1-Brooklyn Moors CAN - 13.667
2-Laurie Denommee CAN - 13.000
3-Miriana Almeida MEX - 12.633
4-Agustina Pisos ARG - 12.300
5-Carolyne Pedro BRA - 11.733
6-Dayana Ardila COL - 11.467
7-Karla Vielma MEX - 11.433
8-Agustina Santamaria ARG - 11.300

Resultados completos

Con una cosa que me quedo de esta competición es con el suelo de Brooklyn Moors, mirad que preciosidad en todos los aspectos. Y el Podkopayeva de la primera diagonal.


viernes, 11 de agosto de 2017

Remix - XII

Aunque es verano siguen pasando algunas. Esto es lo que nos han dejado los primeros días de agosto.


*A principios de mes conocimos que Ellie Downie, la actual campeona de Europa, al ser sometida a una cirugía de tobillo no podrá competir en el mundial de Montreal.
Según explicó la propia E. Downie a través de su cuenta de Twitter (con filtro de snapchat incluido) que la lesión se produjo durante el nacional británico y no ha evolucionado positivamente desde entonces. Downie tiene la vista puesta en los Juegos de la Commonwealth del año que viene.
Haciendo memoria Downie no compitió en la Copa de Londres para recuperarse de unas molestias del tobillos y no forzar de cara al Europeo.
Con todo esto ninguna de las Downie estarán en el mundial porque Becky todavía se encuentra recuperándose de la lesión de codo que se produjo durante la final de asimétricas del Europeo.
Fuente



*Cuando Watanabe, el nuevo presidente de la FIG, entró en el cargo uno de sus proyectos era organizar un campeonato del mundo junior. Esta competición será una realidad en 2019, aunque hasta octubre no se tomarán todas las decisiones. Aún quedan por decidirse las normal de la competición así como los criterios para participar.
Muchos deportes tienen mundiales a nivel junior y era un poco raro que no hubiese uno de artística.
Creo que un mundial a nivel junior puede ser interesante y traer cosas positivas para estas gimnastas sobre todo en relación a ganar experiencia en competición a nivel internacional y sobre todo si este mundial es anual. Aunque no solucionaría el que algunas se sigan perdiendo en el paso de senior a junior porque eso son todo hormonas, por mucha experiencia que tengas si a tu cuerpo de la por creces 5 centímetros en poco tiempo te va a afectar bastante.
Fuente

*Andreea Raducan será la nueva presidenta de la federación rumana de gimnasia. Originalmente competía contra Adrian Stoica que llevaba  dice años en la presidencia y más de cuarenta asociado a la federación y que según él "deja paso a las nuevas generaciones"
Es imposible saber como le irá a Raducan en la presidencia, pero una cosa es segura. Si quiere que la gimnasia rumana se siga yendo a pique (de bronce en 2012 a no clasificarse en 2016, es caída libre) va a tener que rodearse de gente competente y trabajar muy duro porque la situación en la que está metida Rumanía no se va a solucionar en poco tiempo, construir un equipo de garantías y con aspiración a medallas tardará años.
Así que mucha suerte a Raducan en esta nueva aventura, y mucha paciencia.
Fuente

lunes, 7 de agosto de 2017

Nacional Brasil

El pasado fin de semana tuvo lugar el nacional brasileño. Contó con la baja de Flavia Saraiva, parece que la lesión no es grave y la están reservando para el mundial, por otro lado Rebeca Andrade sólo hizo asimétricas al estar recuperándose de una lesión en el pie.
En una nota más positiva, Jade Barbosa ha vuelto a competir después de un año de descanso y pata haber vuelto hace más bien poco tuvo unos resultados bastante decentes. El día de la clasificación hizo todos los aparatos, pero el día de la final sólo hizo asimétricas. Le falta básicamente tener una salida más compleja para tener un ejercicio competitivo, si termina de afinarse en lo que queda de mes veremos si es capaz de estar entre las cuatro que vayan al mundial.
En general, lo único que me ha llamado realmente la atención ha sido Thais Fidelis, en concreto el suelo que tiene, el día de la clasificación fue sublime, además tiene muy buena gimnasia le puede fallar la regularidad pero si se asienta aquí tenemos una muy buena baza para el equipo brasileño.

Equipo:
1-CEGIN - 159.650
2-E.C. Pinheiros - 151.050
3-C.R. Flamengo - 149.450

Individual:
1-Thais Fidelis - 54.400
2-Fabiane Brito*  - 54.050
3-Daniele Hypolito - 53.150
4-Leticia Costa - 52.450
5-Isabel Barbosa* - 51.550
6-Carolyne Pedro - 51.400
7-Laura Leonardo* - 49.300
Resultados completos

*Gimnasta junior

Suelo de Thais Fidelis. El día de las finales hizo doble agrupado con pirueta en lugar de doble agrupado.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Reflexiones sobre el estado actual en la gimnasia española

Hace pocos días y a raíz del FOJE Elisa Estapé, autora del artículo de opinión que podréis leer a continuación, me envió su escrito para que le echase un vistazo. Me pareció tan maravilloso, acertado y casi aplicable a el resto de deportes que sería casi al momento acordamos publicarlo. ¡Disfrutadlo!


                                                        "La GAF actualmente en España"

por Elisa Estapé Tous. Profesora Titular de Gimnasia Artística de la FCAFD de la Universidad de León.

Existen varias razones que pueden explicar la situación actual de la GAF. El sistema que prevalece en España es el de la centralización, es decir, captar a las gimnastas con talento que entrenan con sus entrenadores en sus clubes y dirigirlas a integrarse en el sistema de los CARS de Madrid y de Barcelona. Este sistema que se ha venido llevando a cabo desde hace más de 30 años, tiene algunas ventajas y claras desventajas. Vamos con las ventajas: aquellas gimnastas que no dispongan de técnicos profesionales para mejorar al alto nivel, de instalaciones adecuadas y recursos pero que demuestren tener cualidades físicas y nivel técnico, interés y motivación suficientes para dedicarse a este deporte, son las que deberían ingresar en un CAR desde mi punto de vista. Ahora bien, las gimnastas que están en su club o centros de tecnificación, con técnicos de nivel e instalaciones más o menos adecuadas, aunque con menos recursos deberían poder quedarse con sus entrenadores, recibir apoyo y recursos para seguir mejorando deportivamente. El ojear a gimnastas (por parte de los seleccionadores) en competiciones nacionales o autonómicas y llevarlas a los CARS no parece que sea la única medida de política deportiva que se puede llevar a cabo en España para alcanzar el alto nivel.
Ahora las desventajas de la centralización:
En primer lugar, la gimnasia artística se caracteriza por ser un deporte en el que el gimnasta y el entrenador tienen una relación muy estrecha pues el proceso de aprendizaje de los elementos técnicos se desarrolla durante muchos años y el entrenador es el responsable de este proceso, su orientación y de su desarrollo. Este aspecto es difícil de comprender desde el punto de vista de los técnicos de otros deportes. Por tanto, psicológicamente la gimnasta depende muchísimo del entrenador: de sus indicaciones, consejos, correcciones, motivación tanto en entrenamiento como en competición. De ahí, la importancia de que gimnasta y entrenador estén juntos antes, durante y después de las competiciones, y aún más si las gimnastas son jóvenes
En segundo lugar, en numerosos países la centralización permanente de gimnastas ha quedado obsoleta pues tan sólo la política federativa va encaminada a potenciar 2 o 3 centros con los recursos adecuados (técnicos especialistas y profesionales, coreógrafos, sesiones de entrenamiento, psicólogo, fisio, médico, ayudas, becas, posibilidad de compatibilizar estudios y horarios de entrenamiento, et) y se vehiculan las gimnastas a entrenar allí para poder pertenecer a la selección nacional y tener perspectivas internacionales, desestimando los esfuerzos que realizan los técnicos en sus clubes. Por tanto, ante este despliegue de medios, lo lógico es que las gimnastas mejoren, deben hacerlo y que en las competiciones nacionales se distancien y estén a años luz de gimnastas que entrenan con menos recursos en sus centros de tecnificación o clubes. Pero en algunos casos, hay gimnastas de centros no tan reconocidos ni apoyados, como por ejemplo las gimnastas de Baleares que llevan años progresando, presentando ejercicios competitivos y se mantienen en el nivel más alto con gimnastas seniors en la selección española.
En tercer lugar, hay estudios desde hace ya años, que desmitifican la centralización, un caso claro es el de Francia, antes muy centralizado y ahora con centros (Pole) descentralizados donde se forman las gimnastas con sus técnicos. Y los resultados están ahí. Por no hablar de EEUU, donde la descentralización es total y se reúnen en campos o clinics de entrenamiento para mejorar, con objetivos a medio y largo plazo, también antes de las grandes citas internacionales, siempre con sus entrenadores de origen. Hay serias desventajas a nivel psicológico, emocional y sociológico en deportes en edades tempranas como pueden ser, dejar familia y su entorno, la escuela, el club y compañeras, sus amigos, etc.
Si analizamos la selección junior que ha competido en Hungría la semana pasada, observamos que dos gimnastas pertenecen y entrenan en dos clubes de Cataluña, como es el caso del Hospitalet y el Égiba; si somos objetivos y de acuerdo con las puntuaciones y resultados obtenidos, debemos admitir que su entrenamiento en dichos clubes se sitúa al más alto nivel y está resultando beneficioso para las gimnastas, ¿no es así? Por tanto, esos clubes (técnicos, instalaciones, recursos) deben ser apoyados para que sigan sus gimnastas y entrenadores creciendo al más alto nivel; casi podemos considerar como sorprendente y un hecho muy destacado estar en la selección junior sin haber entrenado en los CARS… y competir internacionalmente. Soy de la opinión de que se debe descentralizar el apoyo a los CARS. ¿Cómo hacerlo? Podría ser teniendo en cuenta a los técnicos y clubes que aportan gimnastas al más alto nivel y que por tanto se reconozca que hay técnicos fuera de los CARS que son perfectamente capaces de enseñar elementos difíciles y tener gimnastas competitivas internacionalmente y esto, si se quiere que este deporte salga de la crisis en la que está, es una de las posibles soluciones. Se dirá que los recursos son limitados, eso ya se sabe, lo que hay que conseguir es que estén más y mejor repartidos.
Apoyo a los clubes y a los técnicos, proporcionándoles formación y más formación; todo tipo de ayudas, soporte técnico y motivación (formación a sus técnicos, entrenadores especialistas, coreógrafos, programaciones, equipo médico, fisios, en clinics o cursos de formación, invitaciones a distintos especialistas a trabajar en sus clubes, intercambiar opiniones y técnicas, etc). Así mismo, sería conveniente elaborar una planificación basada en datos objetivos (resultados, test cualidades físicas, contenido técnico por aparato, perfil psicológico, etc) entrenen donde quiera que entrenen las gimnastas. Trabajar en un sistema de ayudas para las deportistas, sus técnicos y clubes y elaborar una programación a medio y largo plazo que integre a todas las gimnastas con posibilidades, aunando criterios con sus técnicos buscando a fin de cuentas la colaboración para lograr los objetivos propuestos.
Hace años ya ocurría que las gimnastas pasaran de sus clubes a entrenar a los CARS; la gran diferencia es que actualmente existen instalaciones adecuadas en Cataluña, Baleares, Madrid, Asturias, … mientras antiguamente la diferencia en el nivel de equipamiento de los gimnasios y los CARS era abismal. A eso hay que añadir la situación profesional de los entrenadores actuales; no todos se podían ni actualmente se pueden dedicar a entrenar de forma profesional el número de horas que exige este deporte.
Estos hechos provocaron en algunos casos el abandono de muchos técnicos altamente cualificados que no se sentían ni valorados ni recompensados en lo deportivo ni mucho menos ni social ni económicamente. El trabajar para los demás, en un proceso de entrena miento que suele durar entre 6 hasta 8 años de forma muy estrecha con las gimnastas, no se sostiene, a menos que se reconozca objetivamente ese trabajo; en el caso de que las gimnastas y los técnicos quieran y puedan entrenar hasta el más alto nivel en sus clubes, hay que respetar esa decisión y apoyarles al máximo.
Hace ya varios años, un técnico renombrado en el Atletismo español me comentó, “si la Federación no cuida a sus técnicos en sus clubes y prioriza la centralización y concentración de deportistas, un deporte tan difícil como éste, se irá a pique y entrará en crisis”
      
                                                                        ***

Realmente yo no tengo nada más que añadir, descentralizar el sistema de gimnasia a lo Estados Unidos es inviable, no hay medios ni gimnastas suficientes para poder crear ese sistema. Cuando un deporte es minoritario y/o no cuenta con suficientes medios prácticamente la centralización es la única opción de desarrollo. Pero la última frase es una verdad como un templo, si no se cuidan los cimientos llegará un momento que todo se irá a la porra. 
Aunque sea poco a poco ir apoyando a los clubes para que tengan mejores instalaciones o alguna formación de los entrenadores para que aprendan como enseñar más elementos o directamente que los entrenadores compartan sus metodologías me parece que es un buen comienzo. El caso es que no todo el mundo puede afrontar marcharse a la otra punta del país o directamente lo mismo el cambio de entrenador no sienta bien. Que a gimnasta A le haya ido estupéndamente con un entrenador no significa que a gimnasta B le pase lo mismo. En el caso de que un club cuente con los suficientes medios o consigan sacar adelante a una gimnasta con potencial, si esa gimnasta no considera viable el cambio de centro y entrenador, apoyar a ese club es una muy buena idea. Con ese apoyo igual pueden salir más gimnastas integrantes al equipo nacional, luego ya decidirá si se queda o prefiere unirse a un CAR. Al final todos salimos ganando porque es una forma de que un deporte crezca y se desarrolle. Luego siempre pueden hacer concentraciones cada x tiempo con el equipo nacional.