lunes, 3 de septiembre de 2018

Larisa Iordache al habla



También puede ser la quinta edición de ¿Quién le está haciendo vudú a Larisa Iordache?

Para ponernos en antecedentes, Larisa Iordache se rompió el tendón de Aquiles en octubre del año pasado, a finales de año tuvo que volver a pasar por el quirófano al recaer de la misma lesión. Tras esa segunda operación su recuperación ha sido muy lenta y no ha ido progresando como se esperaba. Ahora Iordache ha declarado que necesita someterse a más pruebas para evaluar la lesión y es posible que necesite una tercera cirugía si quiere tener opciones de competir en Tokyo. A Iordache le encantaría volver a la gimnasia pero todo depende de como evolucione esta lesión.

Larisa ¿en que aspecto ha cambiado tu vida ahora que no haces deporte?
Tengo una vida bastante normal. Trabajo como cualquier otra persona, trabajo en una oficina, algo totalmente nuevo para mí porque antes estaba activa todo el día. Ahora estoy sentada en la oficina y es algo totalmente diferente, porque siento la necesidad de moverme. Me voy a casa, juego con mi gato. Hablo con mis padres sobre todo tipo de problemas que antes no tenía. Paso tiempo con mi familia, con mi novio, voy al cine, de compras, es relajante para mí. Lo que me gusta es ir a tomar un buen café y quedarme en la terraza unas 3-4 horas hablando con mis amigos. Me gradué en la universidad en estudios deportivas y ahora voy a hacer un master. Tengo muchas ganas de tener estudios en este área. Tal vez entrar en psicología, pero todavía no es el momento.

¿Ya no haces ejercicio?
Voy al gimnasio para mantenerme en forma, y a rehabilitación porque aún estoy recuperándome. Cuando salgo del gimnasio me siento muy ligera, como si el día acabase de empezar. Otro hobby es ir a nadar.

¿Hay alguna posibilidad de competir en los Juegos de 2020?
Esa es mi idea. A finales del año pasado anulé mi renta anual, pensé que una vez estuviese bien podría volver al gimnasio.  Desafortunadamente no superé todos los problemas, tengo que hacerme algunas pruebas más en el pie, incluso puede que necesite otra cirugía.  Está claro que si me recupero y mi pie está bien volveré a la gimnasia. Nunca renuncié a ella. No creo que mi carrera como gimnasta halla terminado, pero si mi pie no está bien, ese capítulo se habrá cerrado. Será difícil, pero tendré que acostumbrarme un seguir adelante. Es por eso que no he empezado a entrenar todavía, sería difícil preparar a los niños si mi mente no está centrada 100% en ellos. No sería justo para ellos.

Después de todas estas lesiones ¿lamentas haber entrado en el deporte de élite?
Nunca me he arrepentido. Si volviese a ser pequeña volvería a escoger la gimnasia. Mi familia ama el deporte. Mi madre hizo balonmano, mi padre jugó al fútbol, mi hermano también. Mis padres tuvieron muchos problemas y no tuvieron suerte, así que estoy contenta por haber conseguido medallas. En un momento llegué a hacer natación por la mañana, gimnasia al mediodía y tenis por la tarde y mi madre me dijo "tienes que elegir". Y dije "me quedo con la gimnasia porque me gusta más"

¿Alguna vez te ha llamado la Federación rumana para interesarse por tu salud?
Sí, y muchos- oficiales, entrenadores, gimnastas, ex-compañeras, periodistas... Y por la calle o en algún evento me dicen "¿Cómo estás Larisa? ¿Vas a volver al gimnasio?". Me alegra que tanta gente aprecie mi trabajo desde hace tantos años y que no se hayan olvidado tan rápidamente. Con ex-compañeras hablo menos que antes, es normal, algunas volvieron a sus ciudades natales y también tienen su vida, su familia... Aunque hablo por teléfono o voy a tomar un café con ellos cuando vienen a Bucarest. Esta vez me aparté un poco porque quería algo de paz. Quería tranquilidad para recuperarme y no precipitarme.

Ahora tienes más libertad que cuando estas entrenando ¿Cómo resistías a las tentaciones?
La gimnasia supone un gran esfuerzo y la dieta es difícil de manejar. Podíamos comer dulces, pero casi lo hacíamos en secreto. No era muy bueno porque teníamos que mantenernos en cierto peso... ahora puedo comer todos los dulces y toda la comida que quiera, pero no tengo mucho antojo. ¡Es paradójico! Lo que estaba prohibido antes parecía mejor. Pero es muy importante para mi ser responsable y de buen corazón, porque me gusta ser así. No me gustaría tener una vida agitada y desordenada, no me gustan los excesos.

Fuente



3 comentarios:

  1. Pobre :( vuelvo a repetir para mi es una posiblidad muy alejada que ella vuelva, se le hizo muy difícil la recuperación, y ya está trabajando en una oficina algo que nada que ver con lo de ella, eso si yo creo que tiene una deuda pendiente con ella misma, con nosotros sus seguidores yo creo que no, porque siempre dio todo, y las lesiones siempre le jugaron malas pasadas, pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde! Pobre Rumanía!

    ResponderEliminar
  2. Bye bye Larissa, cronica de una despedida anunciada....
    Lastima por Ella, siento que en el fondo su mente ya no esta puesta en la gimnasia, y si aun no "se retira" es porque tiene la espinita clavada de hacer un papel decente en JO como gimnasta individual...
    Le veo muy dificil verla en Tokyo recuperada al 100 y si lo lograsen, no verla con toda su dificultad que tenia antes, para mi en lo personal Larissa siempre carecio de ese factor, esa personalidad fria que tenian las rumanas de sobreponerse a la adversidad y superar los nervios a la hora de la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja tal cual crónica de una retirada anunciada, igual yo discrepo, Larisa tuvo sus oportunidades y no fue determinante, los nervios y la presión le pasaron por arriba desde mi punto de vista, por eso para mi ya está retirada y no lo dice porque tiene una mínima esperanza de probarse y verse como esta y evoluciona, ella ya sabiendo que no hay vuelta atrás.

      Eliminar

*Trata de ceñirte al tema en la medida de lo posible, de no ser posible hay una bonita cuenta de Ask.fm o correo electrónico . La autora del blog no muerde (muy fuerte) :3
*Spam no, gracias.

Y sobre todo, muchas gracias por tu comentario. ^^