jueves, 1 de noviembre de 2018

Doha 2018: Final individual masculina



1-Artur Dalaloyan RUS - 87.598
2-Xiao Routeng CHN - 87.598
3-Nikita Nagorny RUS - 86.331
4-Sun Wei CHN  85.898
5-Sam Mikulak USA - 85.273
6-Kazuma Kaya JPN - 84.764
7-Kenzo Shirai JPN - 84.531
8-James Hall GBR - 84.298
9-Artur Davtyan ARM - 83.140
10-Marios Georgiou CYP - 82.032
11-Nestor Abad ESP - 81.965
12-Yul Moldauer USA - 81.932
13-Caio Souza BRA - 81.798
14-Oleg Verniaiev UKR - 81.564
15-Ahmet Onder TUR -81.563
16-Oliver Hegi SUI - 80.481
17-Park Min Soo KOR - 80.114
18-Brinn Bevan GBR - 79.564
19-Ferhat Arican TUR - 79.157
20-Marcel Nguyen GER - 79.132
21-Pablo Brägger SUI - 79.032
22-Andrei Muntean  ROU - 78.374
23-Carlos Yulo PHI - 77.465
24-Lukas Dauser GER - 76.730
Resultados completos

Esta ha sido una de las finales más épicas y extraordinarias de los últimos años. Muy al nivel de la final masculina de Rio. Salvo que aquí con mucha más gente de por medio. Cualquiera podía ganar, la mayoría hicieron méritos suficientes para ganarse un lugar en el podium y tras el resultado final el mundo es un lugar más bonito, no podrían haber salido mejor las cosas por mil motivos distintos.

Tenía la extraña convicción de que Dalaloyan se iba a llevar el oro desde esta mañana y ese algo indefinible se ha cumplido. El destino es tan caprichoso que un día estás hundido en la miseria porque un fallo tuyo ha significado que tu equipo se haya quedado sin el oro y a los dos días haces la competición de tu vida y eres campeón del mundo. Eso es lo que le ha pasado a Dalaloyan, también este chico hace cosa de un año o dos era la irregularidad hecha persona. Y míralo ahora.
Su competición no pudo ser mejor, no mostraron su suelo a pesar de ser la segunda mejor nota de la final, pero sí lo hicieron con el resto. A pesar de hacer un buen ejercicio en caballo con arcos, es donde tiene la dificultad más baja y no se quedó entre los mejores tras la segunda rotación, pero sí en el top 10, a partir de aquí ya fue ir subiendo con cada rotación. Unas anillas muy controladas que acabaron con una salida clavada fue su tercer aparato. Pero no fue hasta la segunda mitad de la competición cuando asaltó las posiciones de podium con un doble en carpa adelante increíble, impresionante, el salto de la final, con permiso del de Shirai que ya llegaremos a él. No tengo palabras para describir ese salto y lo magnífico que fue, pero la posición en carpa estuvo marcada durante todo el vuelo y aterrizó sin apenas doblas las rodillas. Un salto redondo. Y el recital siguió en paralelas esta vez sin sustos, un ejercicio precioso y limpio, todos los elementos bajo control, daba auténtico gusto verlo competir. Y a falta de una rotación estaba en cabeza pero con una ventaja mínima y tal y como estaba la final cualquier fallo por pequeño que fuera se iba a pagar muy caro. Pero no fue el caso, se enfrentó a la barra y lo volvió a hacer otro ejercicio precioso, es de estos que además de disfrutar de las dificultades disfrutas de como lo hace y otra salida clavada ya fue la guinda a una competición perfecto de la que no se puede sacar un pero. No podría haberlo hecho mejor.
En esos momentos tocaba esperar ver que hacían el resto de finalistas en esa rotación y el final no pudo ser más emocionante, mientras Mikulak fallaba, Nagorny no iba a poder llegar a su nota Xiao hizo lo que tenía que hacer para empatar, pero el desempate fue favorable a Dalaloyan que se llevó el oro en lo que fue sin duda alguna lo mejor que le podría haber pasado.

La verdad es que no me quejo del desempate, no en este caso, uno de los motivos es que prefiero la gimnasia de Dalaloyan a la de Xiao. Pero el que fuese campeón del mundo el año pasado también tuvo muy buena final. Su arranque en suelo pudo haber estado mejor, tuvo un pequeño tropezón en la tercera diagonal que no fue gran cosa pero tal y como estaba el nivel todo cuenta. Pero ese tropezón fue el único fallo, en anillas dio una lección de como mantener bajo las transiciones entre elementos de vuelo y los de fuerza. La segunda mitad de su competición empezó con un Tsukahara triple en el que necesitó un paso atrás para pasar a paralelas y barra donde no defraudó a nadie y fue ese despliegue de corrección que suele caracterizar la gimnasia de los chinas, en barra además hace un Tkachev con pirueta que es precioso e hizo todo lo que tenía que hacer para intentar repetir el oro del año anterior pero aunque técnicamente lo consiguió, las normas son así. Muy en la línea estuvo su compañero de equipo Sun Wei que también pasó por la final con ejercicios muy bien ejecutados y sin tener mayores problemas que un aterrizaje bajo en suelo y salto y algún balanceo en anillas. Sun siempre estuvo allí, por los puestos de arriba pero sin terminar de asaltar las posiciones de podium y ahí que quedó a las puertas del podium. Pero al final y a pesar del buen resultado creo que quedó eclipsado por otros finalistas, porque esta final estuvo repleta de ejercicios extraordinarios.

Y hablando de compañeros de equipos con ejercicios extraordinarios, Nikita Nagorny hizo méritos suficientes para estar en el podium y conseguir que por primera vez en la historia hubiese dos rusos en el podium individual. En su caso sus ejercicios no fueron del todo perfectos, hubo algunos pequeños detalles que además se veían reflejados en él porque se le notaba que no estaba satisfecho con lo que había hecho. El caso que su inicio de competición de la mejor manera, en suelo donde no se corta nada con la dificultad, que empieza con un triple atrás, sigue con doble y media + doble adelante y luego doble-doble y para completar todo esta colección de bestialidades lo que no estaba clavado poco le faltaba. En caballo con arcos le pasó algo parecido a lo de la final individual, buen ejercicio en el que en un momento dado se le van las piernas pero consigue seguir sin perder el ritmo. Aunque esta separación fue mínima comparada con la de la final por equipos. Volvió a la senda de los ejercicios para enmarcar en anillas donde además de demostrar un gran control sobre sus elementos clavó la salida. Lo que no pudo clavar fue su Dragulescu y necesitó un saltito para controlar el aterrizaje. De paralelas tampoco salió lo que de dice muy contento, tuvo que luchar por una vertical al principio del ejercicio y necesitó un paso atrás en la salida. A pesar de que el resto fue todo bien y sin fallos el propio Nagorny no estaba del todo convencido de como le estaban saliendo las cosas cuando había tanto en juego. Así que salió muy centrado a la barra, os aseguro que volvió a oírse un grito de terror cuando en el mismo punto en el que se le doblaron los codos hace dos días, pero en este caso no había color, fue un flashazo y siguió sin problemas con un buen ejercicio con el que se aseguró su presencia en el podium.

Sam Mikulak fue otro candidato firme a todo durante casi toda la final. Mirando sus cinco primeras rotaciones son cinco ejercicios muy buenos, con una ejecución igual de buena y con estilo. Lo único que se le puede sacar son un par de braceos para controlar un aterrizaje en suelo y otro en salto para asegurar que clavaba el elemento sin tener que mover los pies ni un centímetro. Mikulak era todo alegría y satisfacción con cada buen ejercicio del que salía, fue uno de los gimnastas que más nos hizo disfrutar y más intensidad puso a la final. Hasta que llegó la última rotación. Llegaba en posición de podium y muchas opciones de medalla pero primero perdió el vuelo tras una de sus sueltas  y se escapó una mano en otra, la caída la pudo salvar pero los fallos estaban ahí y con ellos se esfumaron todas sus opciones de medalla. En un caso similar al de Mikulak pero más sangrante encontramos a Oleg Verniaiev, había tenido una clasificación muy floja y en un principio parecía que remontaba durante la primera mitad de la final tuvo muy buenos ejercicios, estaba en las primeras posiciones y parecía que estaría entre los que se disputarían las medallas pero en la segunda mitad de la final cuando llegó a la barra todo se fue al traste, una caída en la salida de barra de la que además salió dolorido del hombro fue su caída en picado, a partir de ahí ya no mostraron ninguno de sus otros dos ejercicios pero juzgando esas dos notas de 12 en suelo y caballo con arcos todo fue de mal en peor.
Quizá uno de los gimnastas de quien esperaba algo más era Kenzo Shirai. Una cosa es segura con él, en suelo y salto es una máquina, el Yurchenko triple de esta final fue perfecto, es imposible sacar una falta, posición perfecta de cabeza a puntas de los pies en el aire y aterrizaje clavado, así es como se salta y mirad que el personal pareció ponerse de acuerdo para tener el día inspirado en salto. Aunque no lo vimos en ellos caballo con arcos y anillas siguen sin ser su fuerte y aquí sus notas sufrieron mucho, no importaba lo bien que estuviese en salto y suelo, no terminó de remontar. Aunque sus ejercicios de paralelas y barras eran todo elegancia no fueron suficientes para repetir la hazaña del año anterior.

2 comentarios:

  1. Feliz con Rusia campeona del mundo!!!

    ResponderEliminar
  2. que pedazo de final tan emocionante ya había dicho que los Rusos en la final por equipos dejaron un buen sabor de boca y fue así mis elogios son muy grandes para Dalaloyan y Nagornyy ojala sean los nuevos Reyes sin des meritar a Uchimura, Mikulak etc, me partió el corazón el fallo de Verniaiev también es uno de mis favoritos al igual que Shirai.

    ResponderEliminar

*Trata de ceñirte al tema en la medida de lo posible, de no ser posible hay una bonita cuenta de Ask.fm o correo electrónico . La autora del blog no muerde (muy fuerte) :3
*Spam no, gracias.

Y sobre todo, muchas gracias por tu comentario. ^^